5. PREDICCIÓN Y PREVENCIÓN DEL TSUNAMI
5.1. Medidas tomadas en Indonesia
indon_quake_map416.gif
El terremoto del océano Índico ocurrido el 26 de Diciembre de 2004 produjo una serie de tsunamis devastadores a lo largo de las costas de los países que bordean este océano: Indonesia, Malasia, Sri Lanka,y Tailandia. Según un análisis realizado por las Naciones Unidas, el número total de pérdidas humanas fue de 229.866, entre muertos y desaparecidos.

La predicción la prevención son dos puntos muy importantes a tener en cuenta en estos casos, cuyo objetivo es disminuir el número de muertes, las pérdidas económicas y los daños al medio ambiente. Mientras que la predicción consiste en localizar de forma anticipada el lugar, el momento y la intensidad con la que va a ocurrir el maremoto; la prevención trata de tomar las precauciones adecuadas para atenuar los efectos en caso de que se produzca el suceso.
En el tsunami asiático de 2004, las medidas predictivas y las preventivas fueron mínimas. De hecho, varios expertos afirman que miles de personas se podrían haber salvado si hubiera existido un sistema de alerta temprana. La Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (ISDR) de la ONU ha denunciado la ausencia de un sistema de alerta en los países de la ribera del océano Índico como el que existe en los países del Pacífico desde 1948. Además, otros especialistas coinciden en que aunque Indonesia hubiera tenido conciencia del peligro inmediato, no disponía de ningún sistema para alertar al resto de países del océano Índico. De hecho, las autoridades de EE UU aseguraron que quisieron alertar a los países a los que se iban a dirigir las olas, pero que no existía ningún mecanismo para hacerlo.
Hay que tener en cuenta que un sistema de alerta es una infraestructura compleja y muy cara. A diferencia de las réplicas de los terremotos, las de los tsunamis suelen ser menores y localizadas, por lo que es necesario instrumentos de alta sensibilidad para detectarlos. Por ello, muchos países subdesarrollados o en vías de desarrollo no tienen los recursos económicos suficientes para este instrumental.
No obstante, otros expertos sostienen que no hacen falta instrumentos muy sofisticados para detectar la llegada del primer maremoto. Ellos opinan que lo importante es tener unos conocimientos mínimos de en qué consisten estos fenómenos, por ejemplo, saber que cuando el mar comienza a retraerse a gran velocidad, es una señal de que una ola gigantesca está a punto de formarse. Esto ocurrió el día 26 de diciembre según muchos testimonios. Sin embargo, la falta de cultura entre los nativos y los turistas sobre esa prealerta natural les llevó a muchos a curiosear por la zona intermareal que se había quedado sin agua. Por consiguiente, cuando llego el tsunami, no tuvieron tiempo para ponerse a salvo.
Por otra parte, varias fuentes aseguran que los científicos asiáticos sabían con antelación que el maremoto iba a producirse, pero los intentos de dar la alarma se vieron frustrados debido a la falta de una red eficaz de protección civil. Además, la prensa india denunció que la burocracia del país malogró las primeras alertas de tsunami. Ante estas noticias, los países asiáticos anunciaron en enero de 2005 que iban a establecer un sistema de prevención de desastres con el objetivo hacer frente a futuros terremotos.

5.2. Medidas predictivas generales
La predicción sísmica puede dividirse en dos grandes áreas: el estudio de la historia sísmica de una región y el análisis de los precursores sísmicos.
El historial de los temblores en las regiones de alto índice de sismicidad puede definir la cadencia media de los seísmos. También resultan muy útiles en la predicción de catástrofes los mapas de peligrosidad, realizados en función de la magnitud previsible y los mapas de exposición, en los que se reflejan los daños ocurridos en el pasado. Los precursores sísmicos se basan en la observación de cambios físicos, químicos y electromagnéticos; como el incremento de radón en el agua de los pozos profundos o variaciones en el campo magnético local.
Los tsunamis se detectan gracias a unos sensores de presión que se alojan en el fondo del mar a unos 4.000 metros de profundidad. Estos instrumentos analizan la mayor presión que ejerce sobre el fondo una ola gigante. La señal es enviada a una boya, que la envía a un satélite y de ahí, es transmitida a la sala de control de la red de alerta. Como hemos dicho anteriormente, este instrumental es de fabricación y mantenimiento costosos, por lo que no todos los países pueden permitírselo.
Uno de los sistemas para la predicción de maremotos más importante es el proyecto CREST (Consolidated Reporting of Earthquakes and Seaquakes), que es utilizado en la costa oeste estadounidense, en Alaska i Hawaii. No obstante, la predicción de maremotos sigue siendo poco precisa. Actualmente, es posible calcular el epicentro de un terremoto situado bajo el mar, pero es más difícil saber si ha habido grandes movimientos del suelo marino, que son los que producen los maremotos. Además, en ocasiones, el seísmo puede tener el epicentro muy cerca de la costa, por lo que el lapso entre el terremoto y la llegada de la ola será muy reducido. En este caso, las consecuencias son devastadoras porque no hay tiempo suficiente para evacuar la zona.
Es de vital importancia que, una vez detectado el maremoto por los sismógrafos, se difunda información sobre la profundidad de inundación, tiempo de llegada de maremoto, fuerza destructiva, etc. entre los turistas, usuarios de carreteras, trenes en operación, barcos,… con el uso de diversos medios de comunicación. El intercambio de opiniones con los medios de comunicación sobre la información del desastre puede resultar muy útil para facilitar la evacuación.

5.3. Medidas preventivas generales
El primer lugar, para fortalecer las medidas de prevención ante un maremoto, es necesario conocer el riesgo de desastre. En segundo lugar, es importante combinar de forma estratégica los dos tipos de medidas preventivas: estructurales y no estructurales. Las medidas estructurales se basan en la construcción y el mejoramiento de las infraestructuras para minimizar los daños; mientras que las no estructurales hacen referencia a la planificación y la ordenación del territorio, así como a la educación social.
La primera acción para mitigar el peligro de desastre en la “minimización de daño humano”. Por ello, la educación e información permanente resulta indispensable. Cabe señalar, que la mitigación del daño se ve influenciada por la compresión de los habitantes y el nivel de funcionamiento de instalaciones de protección ante maremotos.
Por tanto, podemos hacer una lista de las medidas preventivas más importantes a tener en cuenta en zonas de riesgo de maremotos:1. Mejoramiento de las medidas de evacuación:- Publicar los mapas de riesgo de inundación por maremoto en las zonas costeras importantes- Asegurar lugares de refugio y rutas de evacuación de usuarios de costa y puerto, teniendo en cuenta el número de personas que puedan necesitar ayuda2. Construcción de instalaciones con función de protección ante maremotos:- Controlar las áreas costeras importantes, mediante mejoras sismorresistentes, alzadura de diques, etc- Elevar los rompeolas para maremotos en los puertos de zonas costeras- Impulsar la construcción de muelles sismorresistentes de los puertos en la zona costera- Establecer el sistema de prevención de contaminación cuando los petroleros cargados de petróleo u otras sustancias nocivas sufran un daño por el maremoto3. Mitigación de desastre en el uso de tierra y vivienda:- Recomendar a las inmobiliarias incluir medidas de mitigación de desastre, con el objetivo de crear edificios y establecimientos públicos altamente resistentes a maremotos- Trasladar la población de las zonas más vulnerables con alto riesgo de desastre por maremoto a zonas más segurasDespués del maremoto, es de vital importancia seguir una serie de medidas que pueden resultar muy eficaces a la hora de disminuir los daños producidos:1.Recopilación de la información del daño:- Fortalecer el sistema de intercambio de información de daño entre los gobiernos central y locales- Mejorar la capacidad de recopilación de información con el uso de helicópteros, satélites,…- Ayudar a la población a establecer un sistema de cooperación teniendo en cuenta las zonas más afectadas2. Aseguración de red de transporte en el instante del desastre:- Mejorar la red vial, lo que incluye el refuerzo sismorresistente de las señales de tráfico y el desarrollo de las carreteras de alto nivel para asegurar vías de transporte de emergencia, que desempeñan un papel muy importante en las tareas de salvamiento- Restaurar las carreteras dañadas de forma urgente eliminando las ruinas3. Medidas relacionadas con las áreas aisladas- Fortalecer las instalaciones que se usen como refugios, como las estaciones de carretera,…- Construir un sistema para cooperación con las organizaciones no gubernamentales- Mejorar la capacidad de rescate y salvamiento de los helicópteros
Uno de los puntos más importantes de la prevención en el caso de las medidas no estructurales es la educación social. Es imprescindible impulsar la educación de prevención de desastres en los colegios, prestar apoyo a la formación de líderes de prevención de desastres en las comunidades y organizar entrenamientos de evacuación ante posibles maremotos.
Por último, cabe destacar una serie de temas en los que sería necesario impulsar la investigación con el objetivo de disminuir los daños del tsunami: mecanismo de generación y comportamiento de maremotos, comportamiento de los edificios ante el maremoto, resistencia de estructuras, política y planos de reconstrucción y método de transferencia de la información.
En conclusión, tanto las medidas predictivas como las preventivas son fundamentales para paliar los daños del maremoto. El país debe difundir los conocimientos básicos sobre tsunamis y ofertar la información exacta de la magnitud del maremoto, así como mejorar el ambiente de evacuación para mitigar el peligro, gracias a los refugios y rutas de evacuación. También es importante la construcción de instalaciones resistentes y tomar las medidas adecuadas desde el punto de vista del rescate y la supervivencia.